Propedéutico


El tiempo del propedéutico es el primer año de formación camino al sacerdocio diocesano y se le identifica con la etapa del “llamado”. En esta etapa el candidato se dispone a recibir lo necesario para iniciar un proceso formativo, junto a otros compañeros, que le permitirá discernir, de manera más profunda, la respuesta a esta iniciativa del Señor, la de ser llamado a la vida sacerdotal.

Los seminaristas de esta etapa viven en una casa para ellos, separados de los demás seminaristas de cursos superiores, para así poder potenciar la vida comunitaria e introducirse paulatinamente en la vida del Seminario. Viven en la misma casa con ellos, dos sacerdotes formadores, quienes les van acompañando, de manera procesual, en cada una de las dimensiones de la formación hasta lograr una integralidad de las mismas.

En este período se continúa el trabajo realizado durante el tiempo del discernimiento vocacional. La heterogeneidad misma de los candidatos, según edades, experiencia, extracción social, estudios, exige buscar la manera de entregarles los elementos que faciliten su integración en la vida comunitaria.


Objetivos de la etapa:

Lograr mayor conocimiento personal y de la propia historia

Continuar con el discernimiento vocacional de manera más integral y reconocer las motivaciones que están presentes en el deseo de consagrar su vida en el sacerdocio.

Lograr mayor identificación con Cristo Buen Pastor por medio de la oración y la vivencia de las virtudes teologales; fe, esperanza y caridad.

Profundizar en el desarrollo de las dimensiones formativas; humana, espiritual, intelectual y pastoral, todas ellas vividas comunitariamente.

Lograr una vivencia de la vida comunitaria más intensa, propiciando el encuentro y el diálogo con formadores y seminaristas. Desarrollar las capacidades para el trabajo en equipo.

El proceso formativo que se inicia en esta etapa se vive durante toda la vida, pero se cristaliza de un modo particular en los diversos “pasos” que el candidato va dando hasta llegar a su Ordenación Sacerdotal. Es así como en esta etapa está la recepción de la cruz y la investidura del alba son signos visibles de este proceso de identificación con Cristo, el buen Pastor, asimismo se recibe la

Liturgia de las Horas, en la cual la Iglesia continúa el mandato del Señor de orar en todo momento.


Padre Manuel Martínez
Prefecto de Propedéutico

 

 

Seminario Pontificio

Dirección: Av. Walker Martínez #2020, La Florida, Región Metropolitana, Chile.

Teléfonos: +56 2 2406 9500

E-mail: contacto@seminariopontificio.cl (Seminario) - pvocacional@seminariopontificio.cl (Pastoral Vocacional)